Llamanos
Reservar
Hora
Cancelar
Hora

Qué es el Mindful Eating y cuáles son sus beneficios

Qué es el Mindful Eating y cuáles son sus beneficios

En el ámbito de la alimentación existen innumerables tendencias, modas, dietas y todo tipo de recetas para “bajar de peso”. Sin embargo, hay que precisar que los kilos son solo un indicador más dentro de un conjunto de factores que constituyen lo que realmente nos debería importar: un estado de salud óptimo en su sentido más amplio.

 

Es importante señalar que dentro de los factores a los que deberíamos ponerle atención es a la forma en cómo comemos. Es decir, por una parte está lo que comemos (que es fundamental) y, por otra, la manera en que nos disponemos para preparar e ingeriresos alimentos.

 

¿Por qué nos detenemos en este aspecto? Porque debido al estilo de vida actual que llevamos, en donde el tiempo es cada vez más escaso, estamos pendientes de lo que tenemos que hacer después o, simplemente estamos constantemente distraídos por estímulos externos, es que dejamos de ser conscientes y de disfrutar del momento en que dedicamos a comer. 

 

Por ejemplo, cada vez es más común que en nuestra cultura las personas coman mientras ven televisión, hablan por teléfono, chatean por Whatsapp o incluso en el auto mientras manejan. Este tipo de situaciones generan problemas más profundos, como dejar de escuchar las señales que indican saciedad, por lo tanto no paramos de comer cuando se está satisfecho.

 

Más que comer adecuadamente, solo “tragamos” sin masticar, ni triturar los alimentos, lo que facilita excederse en la cantidad de comida que ingerimos y perjudica la digestión. Esto trae como consecuencia dolores estomacales, colon irritable y podríamos obviar que algún tipo de alimento nos puede hacer sentir mal. 

 

Seamos conscientes, comamos conscientes

En ese contexto, surge una tendencia a la que deberíamos ponerle más atención. Hablamos del mindful eating, o alimentación consciente, en su traducción al español. Este hábito se desprende del mindfulness o consciencia plena, y consiste en tener una relación sana con la comida, ligada a la consciencia del por qué, cómo y qué comer, conectados al momento presente y ejerciendo control de la mente.

 

En otras palabras, el mindful eating aspira a que seamos conscientes de las sensaciones fisiológicas y emocionales; aprender a detectar cuándo debemos comer por hambre y tener claro en qué momento estamos saciados y nuestro cuerpo no necesita más alimento, así como también disfrutar plenamente del contexto. 

 

Para que quede aún más claro, todo lo contrario del mindful eating es cuando nos damos atracones de comida. En esas circunstancias se engulle sin conciencia, de forma casi automática, sin disfrutar de lo que se está ingiriendo e incluso muchas veces sin siquiera tener hambre y sin identificar las razones de por qué lo hacemos. 

 

Como es posible apreciar, esta práctica no tiene una lógica típica de “dieta” para bajar de peso. Es más cercano a un estilo de vida, que nos invita a conocer más y mejor nuestro propio organismo y detectar cuáles son sus reales necesidades, entregándonos múltiples beneficios gracias a desarrollar la capacidad de diferenciar el hambre fisiológico del psicológico.