Llamanos
Reservar
Hora
Cancelar
Hora

Por qué debes evitar las calorías vacías

Por qué debes evitar las calorías vacías

Es común ver que las personas que “se ponen a dieta” se centran y preocupen exclusivamente en las calorías que consumen. Tanto así, que en muchos casos esto pasa a ser una especie de obsesión que se refleja en una práctica usual: contabilizar cada caloría que consumen durante el día, semana, mes, etcétera sin considerar la calidad de los nutrientes en los alimentos que ingieren.  

 

Es posible que por desconocimiento se cometa este error, y es por eso que existe la tendencia en algunas personas de otorgarle a las calorías una condición determinante al momento de elaborar una pauta de alimentación y “bajar de peso”, puesto que consideran que son un condicionante al momento de tener resultados en una “dieta”. 

 

Para empezar a desmenuzar el mito sobre las calorías, empecemos por definir qué son, para entender bien el contexto y su verdadera importancia: es una unidad de medida referida a los alimentos, que expresa la energía que contienen. 

 

Por lo tanto, las calorías no son “malas” en sí mismas, sino al contrario, considerando que el organismo necesita de ellas (de su energía) para poder hacer sus labores diarias de forma adecuada. 

 

Independiente de las características que tenga, un plan para bajar de peso o más bien, mejorar la composición corporal, basa su éxito en crear un déficit entre las calorías que se consumen y las que se gastan. Por esto es frecuente ver que las personas se centran más en la cantidad que en la calidad, pese a que esta última es la que permite mantener el metabolismo activo, buenos niveles de energía y una buena salud en general. 

 

Las calorías vacías

Existen alimentos cuyo contenido calórico puede no ser tan alto o más bien bajo, y sin embargo, son pobres en nutrientes (proteinas, carbohidratos, grasas buenas, vitaminas y minerales). A este tipo de calorías que son sólo energía sin valor nutritivo se les denominan “calorías vacías”, y provienen principalmente de alimentos procesados, con altos niveles de aditivos y preservantes y del alcohol.

 

El problema de las personas que solo consideran el número de calorías de los alimentos que consumen, es una dieta que carece de la variedad de nutrientes que el organismo necesita para mantenerse saludable y dejan de bajar de peso, no se nutren bien y pueden tener síntomas de ciertos déficit nutricionales. 

 

Otro problema que surge a partir de esta mala práctica, es que estas personas evitan alimentos que sí son muy nutritivos, pero altos en calorías (como por ejemplo nueces o algunos tipos de pescados), y los reemplazan por otros con mínimos aportes nutricionales.

 

Para ejemplificar esta situación de manera muy sencilla, podríamos decir que no es lo mismo comer 100 calorías de barrita de cereal, que 100 calorías de fruta, puesto que el organismo no procesa igual ambos “tipos” de calorías, y el valor nutricional de cada uno es completamente diferentes.

 

Cómo evitarlas

Uno de los problemas que tenemos hoy en día, es que la mayoría de los alimentos que tenemos más “al alcance” (ya sea porque son asequibles o porque los podemos encontrar prácticamente en cualquier parte), contienen calorías vacías.

 

El objetivo más que fijarse exclusivamente en las calorías para “bajar de peso”, es fijarse en los ingredientes de los alimentos que se consumen y priorizar aquellos más naturales, que nos entreguen una amplia variedad de nutrientes. 

 

El llamado es a informarse y asesorarse con un profesional especializado, quien nos podrá ayudar a llevar un tipo de alimentación que nos permitirá mantenernos saludables, lo que impactará positivamente en una mejora sostenida de nuestra calidad de vida.