Llamanos
Reservar
Hora
Cancelar
Hora

Mitos y verdades sobre los lácteos

Mitos y verdades sobre los lácteos

Es posible que la leche se haya vuelto uno de los alimentos más “controversiales” en el último tiempo. Hay personas que cuestionan, o derechamente rechazan su consumo por diversas razones.

Por una parte, están quienes optan por dejar fuera a la leche de su dieta porque se trata de un alimento de origen animal y hay personas que por convicciones no consumen alimentos de este tipo, como es el caso de los veganos. 

Por otra parte, están los intolerantes a la lactosa, es decir, quienes no pueden digerir este  azúcar que se encuentra en la leche y otro tipo de lácteos, por lo tanto su consumo les trae síntomas digestivos, que en situaciones más severas puede incluir cólicos abdominales, diarrea o náuseas.

Ya sea por convicciones, o por una condición específica, hay un segmento de la población que no consume leche y, a partir de esto se han ido generando mitos en torno a los lácteos. 

Lo cierto es que organismos internacionales recomiendan su consumo. De hecho la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), instauró el 1 de junio de cada año como el Día Mundial de la Leche, con el fin de promover y masificar su consumo en la población. 

La leche y sus propiedades

En concreto, se ha demostrado que la leche posee diversas propiedades que son beneficiosas para el ser humano. Por ejemplo, un vaso de leche de 200 ml aporta aproximadamente un 30% de la dosis de calcio recomendada al día. También aporta dosis importantes de otros nutrientes, como potasio (11%), fósforo (20%) y proteínas.

Un vaso de leche, además, entrega al organismo otros nutrientes esenciales para su buen funcionamiento, como por ejemplo vitamina D, A, B12 y otras del complejo B (como la B2 y niancina). 

En ese contexto, no solo la leche ayuda a la ganancia de estos nutrientes, los expertos también recomiendan la ingesta de sus derivados, tales como el queso y el yogurt, en cantidades apropiadas al día y de acuerdo a los requerimientos de cada persona.

Algunos mitos sobre la leche

También es cierto que existen mitos en torno a la leche y su consumo, por lo que es necesario hacer algunas precisiones:

  • No necesitamos consumir lácteos en nuestra dieta diaria: Falso. Como siempre decimos, una dieta adecuada debe incluir de manera proporcionada todos los grupos de alimentos. Por lo tanto, los lácteos (que pertenecen al grupo de origen animal), deberían estar incluidos, ya que aportan proteínas y nutrientes esenciales. Sus requerimientos dependen de cada persona y etapa del ciclo vital en que se encuentra.
  • Los adultos también necesitan consumir leche: Verdadero. Si bien es cierto que la máxima formación ósea se da en la adolescencia, los lácteos además de aportar calcio, son un alimento completo en términos nutricionales, posee múltiples beneficios para las personas. Entre ellos proteinas, calcio, vitaminas y potasio por mencionar algunos. Incluso hay estudios que sostienen que el consumo de lácteos y sus derivados otorga una esperanza de vida mayor que las personas que no los consumen y que protegería ante ciertos cánceres como el de colon en la mujer.
  • El calcio de los lácteos se puede obtener de otras fuentes: Falso. Es correcto afirmar que existen diversas fuentes de calcio en otro tipo de alimentos, como por ejemplo desde fuentes vegetales. Sin embargo, no tienen la misma digestibilidad y capacidad de absorción que tiene la leche o el yogurt.

La idea es no estigmatizar o hacer afirmaciones tan tajantes sobre un tipo de alimento, considerando que cada persona tiene características y necesidades particulares. Ante eso, siempre la recomendación será a estar bien informado y asesorado por profesionales expertos del área, que podrán darte orientación y resolver dudas al respecto. 

Recuerda que una dieta bien estructurada, responde a hábitos de consumos de alimentos variados de manera sostenida en el tiempo.