Llamanos
Reservar
Hora
Cancelar
Hora

¿Cómo elegir una colación saludable para llevar al trabajo?

¿Cómo elegir una colación saludable para llevar al trabajo?

Siempre pensamos y planificamos la colación de los niños y lo que van a comer entre comidas cuando estén en el colegio, pero nunca, o muy pocas veces, le damos tanta importancia a la colación de nosotros, los adultos. Pensar con tiempo lo que comeremos durante la semana, no sólo nos ayudará a ordenar mejor nuestra alimentación, sino que también, nos alejará de la idea de caer en tentaciones.

En la mayoría de los casos, el trabajo es el lugar en el que pasamos la mayor parte del día, y probablemente, donde el hambre ataca con más frecuencia. Si consideramos que un horario promedio es de 9 a 18 horas, debemos saber que al menos tendremos que hacer dos colaciones durante una jornada, una a media mañana, y otra a media tarde.

Pero, ¿a qué le llamamos “colación saludable”? Es una merienda entre comidas que nos ayuda a llegar con menos hambre a la siguiente, de uno o varios alimentos que otorguen un buen aporte nutricional. La cantidad de calorías de esta comida dependerán directamente de la edad, el género y el gasto calórico de la persona.

La clave para tener siempre a mano una colación de calidad, es que ésta sea fácil de preparar, que no nos ocupe mucho espacio, por los traslados, y que no represente un trabajo extra, sino que una solución a nuestro día a día. Como te hemos dicho en artículos anteriores, ir al supermercado con una lista y sin hambre, es la clave para comprar todo lo que necesitas para la semana, sin espacio para improvisaciones, además de planificar con anterioridad lo que vamos a comer.

Sobre las alternativas de colaciones, el mercado ofrece una variada oferta de cosas listas que puedes elegir: yogur descremado con 1/2 de taza de cereales integrales, barras ricas en proteínas,  un puñado de frutos secos, una fruta o un puñado de cereales, entre otros. Pero si quieres salir un poco de lo común, te presentamos estas cinco alternativas.

·       Cabritas. El mercado ofrece versiones de palomitas de maiz sin azucar, con muy poco sodio y grasa, si no tienes tiempo para prepararlas tú mismo, algunas envasadas son una práctica alternativa.

·       Manzana con mantequilla de maní. Lleva una manzana cortada en trozos y acompáñala con una cucharada de mantequilla de maní natural o hecho en casa. Por su aporte de proteínas será una deliciosa y nutritiva merienda.

·       Verduras. Puedes hacer bastones de apio y zanahoria y comerlos sin moverte de tu escritorio.

·       Galletas de arroz con palta. Puedes encontrar estar galletas en versiones dulces o saladas. Las dulces las puedes acompañar con mermelada light, y las saladas con un poco de palta molida ¡Quedan deliciosas!

·       Lácteos bajos en calorías, descremado o vegetales sin azúcar agregada.

La clave para poder tener colaciones saludables e inteligentes durante el día, es la planificación y las ganas de comer mejor. Si tomamos conciencia de lo que estamos metiendo en nuestro cuerpo, elegir los alimentos adecuados, será algo que iremos aprendiendo día a día mientras nos vayamos interesando cada vez más por nuestra salud.