Llamanos
Reservar
Hora
Cancelar
Hora

Artrosis y baja de peso

Artrosis y baja de peso

A pesar de que es una enfermedad que afecta a un segmento numeroso de la población, la artrosis no se detiene, y genera gran limitación funcional, siendo bastante más frecuente en adulto mayores y entre personas con sobrepeso y obesidad.  

Para aterrizar el tema, es pertinente revisar algunas cifras que nos permitan graficar y dimensionar el alcance que tiene esta enfermedad. Una de ellas es que en Chile la artrosis es considerada la enfermedad reumatológica que más prevalece en personas mayores de 50 años, y además se estima que el 80 % de los hombres mayores de 65 años tendrá artrosis de rodilla. Es importante señalar que en algunas ocasiones una persona puede padecer la enfermedad, pero no necesariamente manifestar síntomas.

Ya identificamos un primer patrón de la artrosis: afecta de manera más agresiva a los adultos mayores. Pero además hay otro factor que acompaña muy de la mano a la artrosis y es el sobrepeso y obesidad. ¿En qué se relacionan?

Sobrepeso y artrosis

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) es categórica en entregar el siguiente dato: la obesidad aumenta en casi 7 veces la probabilidad de sufrir artrosis. Para que tengamos una idea, en Chile aproximadamente un 25 % de la población es obesa, según la última Encuesta Nacional de Salud.

Mirando estas cifras se puede entender la causa y efecto entre el sobrepeso y la artrosis, más aún, considerando que la cantidad de personas con obesidad en Chile es preocupantemente alta. 

Pero en concreto, ¿cuál es el problema que relaciona el sobrepeso con la artrosis? El más evidente: las articulaciones cargan exceso de peso, lo que genera un mayor nivel de estrés mecánico, lo que daña el cartílago articular, mayoritariamente en caderas y rodillas.

Por otra parte, si el paciente tiene sobrepeso y la artrosis ya se ha manifestado, es probable que ésta se perpetúe, ya que la grasa acumulada en el organismo contribuye a que la inflamación se prolongue o intensifique. Este fenómeno genera otro efecto negativo, ya que el paciente al sentir dolor en las articulaciones, evita hacer actividad física, dificultando aún más la pérdida de peso.

Ejercitar para aliviar

Como ya comentamos, si se conjugan la artrosis y el sobrepeso, es altamente probable que el paciente caiga en una especie de “círculo vicioso” del cual es difícil salir.

Sin embargo, como querer es poder, existen opciones para contribuir a bajar de peso y así mitigar las manifestaciones de la artrosis. Por ejemplo, la actividad física es un aliado fundamental. Si bien las opciones en un paciente con artrosis se acotan (debido a los dolores que sufre), de igual manera es posible ejercitarse, es importante realizar reforzamiento muscular de las zonas afectadas unos 45 minutos, tres veces a la semana.

Entre las opciones de actividad física que implican menos impacto para las articulaciones encontramos la hidrogimnasia, elíptica, pilates, yoga y la siempre recomendada caminata. La idea es que cada uno pueda elegir de acuerdo a sus posibilidades, sin tener que sufrir por el dolor articular.

Desde luego que el ejercicio debe ir acompañado de una pauta alimenticia adecuada y personalizada, según los requerimientos de cada uno. En ese contexto, lo aconsejable es asesorarse por expertos que puedan guiar al paciente en todos los ámbitos, con el fin de poder palear en el mayor grado posible esta enfermedad y mantenerse saludable.