Llamanos
Reservar
Hora
Cancelar
Hora

Alimentación para embarazadas: qué está permitido y de qué hay que cuidarse

Alimentación para embarazadas: qué está permitido y de qué hay que cuidarse

El embarazo puede traer consigo muchas dudas para una mujer que se enfrenta a una etapa en la que el cuerpo experimenta grandes cambios; el peso, la alimentación y los cuidados que se deben tener al respecto, son algunas de las principales inquietudes. A continuación te presentamos algunas recomendaciones.

“Comer por dos”, no es una opción. Todavía hay quienes piensan que durante el embarazo se debe comer casi el doble, o “por dos”. Esta es una de las creencias más erradas de todas, respecto a la alimentación de las embarazadas. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo ideal es subir entre 900 gramos y dos kilos en el primer trimestre –aunque también hay mujeres que no suben de peso y se considera normal– y entre cinco y nueve kilos entre la mitad y el último trimestre. Aunque cada caso depende del peso inicial de la mujer y otros factores.

Para que te hagas una idea de cuánto debes comer, el American College of Obstetricians and Gynecologist (ACOG) señala que una mujer embarazada debe ingerir alrededor de 300 calorías adicionales a partir del segundo trimestre el embarazo, aumentando paulatinamente la ingesta, hasta alcanzar 400-500 calorías extras al final del embarazo. Algunas alternativas para obtener estas calorías, pueden ser:

  • 1 yogur descremado con un cuarto de taza de cereales integrales o avena, y una fruta a elección.
  • 1 rebanada de pan integral con 2 cucharadas de mantequilla de maní
  • 1 huevo o 1/2 pechuga de pollo asada con 1/2 palta

Hay que recordar que no todas las calorías son iguales ni suman los nutrientes adecuados. Preferentemente, se debe evitar el consumo de azúcares y harinas refinadas que nada aportan al crecimiento del hijo, y preferir alimentos que sean ricos en proteínas, hierro, calcio y ácido fólico, como huevos, carnes bajas en grasa, frutas, frutos secos, verduras, etc.

¿Qué no se debe comer en esta etapa?

Las principales restricciones que tiene una mujer embarazada, tienen que ver con aquellos alimentos que afectan el desarrollo del bebé, y que pueden provocar enfermedades, como la listeria, que es una de las más peligrosas de las que se transmiten por la alimentación.

A principios de este año, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) alertó sobre los riesgos de la listeriosis, enfermedad que puede afectar gravemente a las mujeres embarazadas y a sus bebés antes de nacer.

Esta bacteria habitualmente se encuentra en la tierra, el agua, los vegetales en descomposición y el tracto intestinal de los animales, como las vacas lecheras. La listeria también puede encontrarse en quesos blandos y otros productos elaborados con leche sin pasteurizar y alimentos procesados contaminados, como fiambres.

Durante 2016 el Ministerio de Salud de Chile puso una alerta por el incremento en 25% de esta bacteria que además, tolera altas y bajas temperaturas, así como elevadas concentraciones de sal, y puede contaminar y resistir procesos de preservación a los cuales comúnmente son sometidos los alimentos.

De acuerdo a esto, los alimentos que se deben evitar son:

  • Quesos blandos (como el queso feta, brie, camembert, azul, blanco, fresco, asadero y panela), salvo que estén elaborados con leche pasteurizada
  • Salchichas, fiambres y embutidos
  • Patés o pastas de carne para untar refrigerados
  • Mariscos ahumados refrigerados, a menos que estén cocidos
  • Pescados o mariscos crudos
  • Cualquier comida que se prepare en lugares no establecidos
  • Carne cruda, tártaros o carpaccio.

Tampoco hay que alarmarse ni sobre extremar los cuidados. Existen otro tipo de alimentos además, que son especialmente buenos para esta etapa, como por ejemplo los pescados. Su aporte de omega 3, abundante en alimentos como el salmón, mariscos, anchoas o sardinas, entre otros, es muy beneficioso para todo tipo de personas y especialmente embarazadas y niños.

El omega 3 es un ácido graso esencial que el ser humano no puede crear por sí mismo, por lo que es recomendable agregarlo a la dieta de dos a tres veces por semana, ya que entre otras cosas, reduce los niveles de presión arterial,  el colesterol y los triglicéridos.

Lo principal, es que cada mujer visite a su médico en esta etapa y siga las recomendaciones básicas para su alimentación para así disfrutar de un embarazo tranquilo, feliz y sin complicaciones.